Comparativa: Audeze LCD-X y Stax SR-L700

Ruego leer mis criterios de evaluación. Esta es una opinión personal y en ningún modo pretende sustituir a una crítica profesional.

(Nota: La ausencia de fotografías apropiadas en esta comparativa que escribí hace tiempo es debida a la pérdida de los archivos).

Podéis también ver las reviews individuales:

Índice:

  • Características generales
  • Construcción y confort
  • Ejemplos musicales
  • Gráficas FR
  • Conclusiones

Características generales

Audeze LCD-X

  • Tipo de auriculares: Abierto – ortodinámico (planar-magnético)
  • Tamaño del driver: 106 mm
  • Impedancia: 20 Ohmios
  • Sensibilidad: 103 dB/1mW
  • Peso sin cable: 612 gramos
  • Almohadillas: Circumaurales
  • Cable: Desmontable
  • Consultar precio en Novomusica
  • Para más detalles consultar la página de Audeze

Stax SR-L700

Construcción y confort

Voy a tener que separar bien estos dos aspectos pero antes un inciso.

Si hablamos de materiales obtenidos por dinero pagado está claro que la diferencia es aplastante a favor de los Audeze LCD-X. Ya no solo se trata de que se hayan usado materiales más caros como metal o piel sino que todo, excepto quizás los cables, tiene un acabado que denota calidad. Si a ello sumamos su maletín de transporte y el par de cables (balanceado de 4 pines y de 6,35 mm) ya quedan muy por encima de los Stax.

Y es que los Stax L700 no van a destacar en ese sentido. Son auriculares hechos en su totalidad de plástico con la diadema y almohadillas de piel y sin ningún accesorio extra. Ignoro si el precio de los drivers es tan enorme que no pueden permitirse algunos materiales mejores pero aun así en este rango de precio ya podrían haberlo trabajado algo mejor, ¿al menos una funda semirrígida?

Pasando cómo están hechos he de reconocer que en ese sentido no estoy tan decepcionado con los Stax y hasta me parecen mejor pensados para lo que es la finalidad de unos auriculares: escuchar música.

Y es que los Audeze LCD-X por muy costeados que estén no dejan de ser unos auriculares tremendamente pesados. Su más de medio kilo de peso pide a gritos que su diseño mitigue de alguna manera lo que puede suponer ponernos semejante mole en la cabeza, y lamentablemente en mi caso no ha funcionado.

No solamente su diadema tiene un acolchado deficiente sino que las almohadillas pese a ser bastante agradables al tacto tienen un efecto succión importante además de hacer que pueda escuchar mis propios latidos (supongo que por apretar demasiado en sentido lateral). El que para hacerlos soportables haya tenido que construirme mi propia cinta de suspensión ya dice mucho.

Por contra los Stax SR-L700 son unos auriculares infinítamente más cómodos. Si al principio de este apartado mencionaba que los Audeze se situan muy por encima en cuanto a materiales los L700 se toman aquí su revancha.

Ahí el que sean de plástico aporta sus ventajas siendo muy ligeros y flexibles. Su escasa fuerza lateral hace que no queden demasiado agarrados a la cabeza pero también que prácticamente desaparezcan al tenerlos puestos.

Como para mí lo primordial es el confort, tengo muy claro que los Stax salen ganando simplemente porque puedo tenerlos puestos el tiempo que quiera sin ningún problema.

 

Ejemplos musicales

Brahms – Sinfonía nº1 en do menor, Op 68 – I. Un poco sostenuto – Allegro (Berliner Philharmoniker, Simon Rattle)

Lo primero que pienso cuando he pasado de los LCD-X a los L700 es que es como si hubiera descorrido una cortina.

Los LCD-X en comparación parecen sordos y mates restando presencia a todos los sonidos. Por contra los L700 ofrecen una sonoridad viva y presente pero sin que eso repercuta en unos agudos chillones o brillantez excesiva.

Lo único que los LCD-X tienen que no los L700 es la pegada de su sonido, la sensación física que transmiten de tener el frente sonoro de una orquesta delante mía. Así los LCD-X tienen un sonido más grueso pero también bien nítido y detallado aunque no al nivel de los electrostáticos.

Los L700 son unos auriculares mucho más rápidos y articulados transmitiendo mejor los fraseos y gran cantidad de detalles. Por ejemplo es más fácil seguir con ellos dentro de la masa orquestal al viento madera y separar cada instrumento.

En cuanto a escenario los L700 presentan a la orquesta un poco más alejada y eso repercute en una mayor sensación de “relajación”, de estar escuchando un concierto como espectador y no como en los LCD-X que nos mete casi en la posición del director de orquesta.

Unbroken Road (Jeremy Soule, BSO Skyrim – The Elder Scrolls V)

Frente a los LCD-X con su sonoridad oscura los L700 hacen que los instrumentos tengan mayor presencia. Esto unido a su mayor escenario me parece más “realista” ya que los LCD-X tienen un escenario reducido y por comparación es como si les faltase “vidilla”.

Por ejemplo los trombones en los LCD-X tienen un cáracter más oscuro y mate, como si le faltase brillantez, pero en los L700 están más presentes con un sonido más vibrante y rico.

En cuestión de rapidez ganan los L700. Los contrabajos y chelos del inicio suenan mucho más articulados y ágiles y lo mismo va a suceder a lo largo de toda la pieza. Cuando entran los coros como acompañamiento en 3:20 es como si me hubiera quitado una capucha de la cabeza: la extensión en escenario es más distante pero a la vez más precisa pudiendo separar detalles concretos que en los LCD-X cuestan más trabajo. Pero sobre todo es la sensación de que pese a tener un sonido con menor cuerpo este gana en “naturalidad”.

Es como si los LCD-X ofrecieran un sonido elegante, oscuro y muy mate, pero algo más lento y con menor detalle. Los L700 son igualmente elegantes pero “cristalinos” sin ser brillantes o chillones con unos agudos más destacados y su sonido rápido y preciso.

Mille Regretz (Josquin Desprez, The Hilliard Ensemble)

Aparte de lo ya mencionado el siseo de fondo de la grabación es ligeramente superior en los L700 que en los LCD-X sin que esto suponga algo que estropee la experiencia.

Por lo demás los L700 se muestran en mi opinión muy superiores a los LCD-X. Ya se trate de la articulación de las voces, con un texto mucho más inteligible, o la dinámica, bastante más amplia, los L700 dan mayor escenario lo que repercute en una escucha mucho más relajada.

Lo único que los LCD-X hacen que me parece increíble es el “cuerpo” del sonido, la sensación de que la onda sonora tiene un impacto real en mi cabeza.

Virtual Insanity (Jamiroquai, Travelling Without Moving)

Al pasar de los L700 a los LCD-X lo primero que he notado es lo mates que suenan estos últimos. Es como si estuviera escuchando música en directo y de repente pusiera una puerta de por medio.

Por lo demás no siento ninguna diferencia que no haya visto antes en los ejemplos. Los LCD-X ganan en corporalidad de sonido otorgando esa sensación mucho más realista pero para mi gusto pierden en el resto de parámetros.

Los instrumentos son más nítidos en los L700 y se pueden seguir con mayor facilidad sin que eso suponga una pérdida de cohesión. Igual pasa con la voz, estando mucho más presente pero sin sibilancias o estridencias.

Get Lucky (Daft Punk, Random Access Memories)

Todos los sonidos electrónicos, percusión, voces… son más nítidos y perfilados en los L700. La rapidez de los mismos es patente especialmente en platillos o palmas.

Igualmente las voces suenan mucho más presentes y relajadas, quizás por la mayor velocidad de los drivers y por el escenario algo más alejado.

He buscado activamente si hay diferencias en la extensión de los graves pero no he sido capaz de detectarlas. Supongo que pueden existir pues los LCD-X se extienden muy bien hacia las bajas frecuencias, pero quizás los L700 lo compensan con su rapidez haciéndolos más nítidos.

Here and Heaven (The Goat Rodeo Sessions)

De nuevo sucede lo mismo. Los LCD-X ganan en corporalidad pero tienen mucha menos “presencia” que los L700. Esto es particularmente notorio en que dan la impresión de tener una capa de fieltro entre el micrófono y el intérprete, sobre todo en la comparación directa al pasar de uno a otro.

Por lo demás las voces creo que salen beneficiadas en los L700, pues están presentes pero no son chillonas. Del mismo modo los STAX ganan en velocidad de articulación y el fondo es posiblemente igual de silencioso en ambos.

Paper Moon (Booka Shade)

Está claro que los L700 ganan en tridimensionalidad y mira que los LCD-X son excelentes en ese sentido.

Yo creo que la sensación de aportar capas en los distintos sonidos se ve acentuada en los Stax por su mayor velocidad, mejor escenario y mayor aire entre instrumentos. Los Audeze por contra tienen un escenario reducido y menos aire lo que se traduce en un sonido más “compacto”.

 

Gráficas FR

ATENCIÓN:

Las siguientes mediciones están realizadas con el miniDSP EARS y el Room EQ Wizard, y no deben ser tomadas como medidas absolutas sino comparativas. Su uso es, de momento, experimental y por lo tanto han de valorarse con precaución.

Audeze LCD-X y Stax SR-L700 FR (miniDSP EARS, RAW).jpg
Gráficas FR de los Audeze LCD-X (rojo) y Stax SR-L700 (verde).

En los graves inferiores a los 60 Hz los Audeze LCD-X muestran una mejor respuesta en las mediciones no obstante he de decir que esos 5-10 dB de diferencia no me han supuesto demasiado problema pues los Stax SR-L700 siguen aportando unos buenos graves.

Los medios tienen una respuesta similar exceptuando el pico que aparece en los Stax en torno a 1,3 kHz y que podría ser parcialmente responsable de la mayor presencia que se otorgan a las voces.

Los agudos de los Stax están más destacados que en los Audeze pero curiosamente este poco brillo o claridad extra no supone sibilancias ni otros efectos desagradables. De hecho son los agudos de los Audeze los que a nivel de escucha me parecen un tanto abruptos por comparación.

(Nota: He leído en algunos foros que las mediciones de los Stax SR-L700 tienen muchas dificultades por el deficiente sellado de sus almohadillas respecto a las copas. Pasando un sweep y escuchándolo yo mismo he de decir que los graves suenan tal como se midieron en el miniDSP EARS)

 

Conclusiones

Empezaré por lo obvio y es que los Stax SR-L700 me parecen unos auriculares mucho más cómodos y los Audeze LCD-X son auriculares que en su estado de fábrica son tremendamente incómodos. Pero vayamos por partes.

Los LCD-X son unos auriculares cuyo aspecto, diseño, materiales y accesorios están en muchísima mejor consonancia con su precio, los Stax a su lado son un poco ridículos la verdad. Si ponemos los dos auriculares delante de alguien que no sepa nada de antemano y le decimos el precio de cada uno creo que puedo imaginarme su reacción con los Stax.

Lo de los Stax SR-L700 es otra cosa y aun así… Quizás sea porque fabricar los drivers es tan caro que no les deja margen de maniobra para otra cosa, pero creo que no pasaría nada por traer una fundita semirrígida para guardarlos o que las copas y diadema sean de fibra de carbono en vez de plástico a secas.

Y sin embargo son los Stax los que han perdurado en mi colección y no los LCD-X, todo gracias a su confort y sonido.

Stax L700_18
Diadema y cinta de suspensión de los Stax SR-L700.

Y es que ya sé por experiencia que da igual lo bonito que suenen unos auriculares que si no son cómodos es que al final da igual. De hecho incluso puede ser una experiencia muy frustrante tener algo cuyo sonido nos encante pero, como sucede con los LCD-X sin la cinta de suspensión, acaben siendo literalmente dolorosos de llevar.

Con los Stax no hay ese problema y para mí ya los coloca a mucha distancia de los LCD-X.

 

Yendo al sonido no podemos hablar de auriculares más distintos. Si se trata de la respuesta en frecuencia está claro que los LCD-X tienen una respuesta mucho más plana hasta 1kHz con unos graves que se extienden estupendamente hacia los subgraves. Sería precisamente en frecuencias inferiores a 80 Hz donde esperaría encontrar mayores diferencias a favor de los LCD-X y sin embargo no ha sido así.

Con los Stax L700 esos subgraves que deberían estar muy disminuidos no siento que queden tan por debajo. El que no den esa sensación creo que es debido a su excelente articulación.

Algo que sí me gusta bastante de los L700 son sus frecuencias medias, más que los LCD-X que parecen velados en comparación por el valle que presentan entre 1 y 3 kHz. No es extraño que las voces parezcan veladas, como detrás de una cortina, al pasar de los Stax a los Audeze.

En agudos también los L700 me parecen superiores pues siento que son más regulares, nítidos y agradables. Los LCD-X por contra me parecen más irregulares e incluso demasiado agresivos, como si hubiera mucha diferencia con sus frecuencias medias.

En cuanto a escenario los LCD-X presentan todo muy de cerca situándonos en el lugar de los músicos mientras que los L700 aportan una distancia mayor. Esto me coloca en una situación muy diferente puesto que los LCD-X exigen en todo momento que les preste atención y con los L700 puedo distanciarme mejor de la música a voluntad y escucharla ya sea “de fondo” como prestarle toda mi atención.

Hablando del posicionamiento tenemos dos auriculares sobresalientes. Si en algo me encantaron los LCD-X es en su capacidad de dar tridimensionalidad a los sonidos pero de nuevo los L700 me parecen más precisos y refinados, con mayor aire entre instrumentos y mejor sensación de distribución “en capas” de profundidad.

La articulación en ambos es espléndida pero los Stax se colocan un punto por encima. Todos los sonidos tienen una textura más rica que con los Audeze y están igualmente más nítidos y perfilados contra el fondo.

En dinámica estamos ante dos auriculares espectaculares. Los Audeze LCD-X se caracterizan por un rango dinámico enorme, capaces de dar tanto grandes movimientos dinámicos como microdinámicas expresivas y todo con un sonido de mucho impacto, muy físico. Los Stax SR-L700 se quedan atrás pero con un sonido algo más fino y delicado.

Algo muy importante que es el cuerpo del sonido. Aquí los Audeze se comportan de forma impresionante dando un sonido grueso y contundente a la par que rápido y detallado. A su lado los Stax se sienten como más etéreos y sin tanta fuerza. Es un gustazo como los LCD-X dan un sonido tan físico y realista.

Algo que me gusta mucho de ambos es cómo presentan el fondo, lo que no es sonido. En ambos casos dan un fondo muy oscuro y silencioso donde los sonidos destacan perfectamente.

 

En mi casa los Audeze LCD-X se terminaron yendo mientras que los Stax SR-L700 se quedaron. Los factores clave fueron el muy superior confort de los Stax y su sonido nítido, bien articulado, con buena presencia respecto a la incomodidad y sonido algo “velado” de los Audeze.

Aun así entendería perfectamente que alguien tomase la decisión inversa. Si los LCD-X me hubieran resultado mucho más cómodos estoy seguro que los habría tenido más tiempo porque su sonido es una auténtica gozada.

 

Si queréis podeís consultar en Novomusica tanto el precio de los Stax SR-L700 (ahora ya en su versiónMKII) como de los Audeze LCD-X.

Equipo usado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s